Recibe Lo que nos queda por andar en tu correo

25 noviembre 2011

Mantilla, estoque, Bolonia y MTV




El 80% de los jóvenes cree que en una relación de pareja las chicas deben complacer al chico”. Así de rotundo.

Creerá el lector que el artículo que se presenta frente a sus ojos es una retrospectiva de la idiosincrasia española de los años 50 y 60. Nada más alejado de la realidad. Es una de las conclusiones extraidas de un reciente estudio sociológico que se publicaba en la prensa de ayer. Mencionaba también dicho informe la “idea romántica” que tienen nuestros jóvenes de sus relaciones amorosas, que otorga el papel de príncipe al hombre, mientras que la mujer se debe centrar exclusivamente en servirle y hacerle la vida agradable.

Hoy es día 25 de noviembre del año 2011 (curiosamente Día Internacional Para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer), y el desarrollo sociocultural que cabría augurar para estos tiempos dista mucho de ser más “evolucionado” que los años de “Sor Citroën”. LGE, LOECE, LODE, LOGSE, LOCE Y LOE, toda una una retaíla de leyes educativas aprobadas desde la transición han tenido como exiguo resultado que en el día de hoy nuestros jóvenes sigan reproduciendo el tópico machista, el cuento del valiente y vigoroso príncipe y de la amante y sumisa doncella, adaptándolo a los tiempos de hoy (vía telebasura) a la versión de “Granjero busca esposa”.
Y es que en una sociedad de consumo, todo se vende y todo se compra, incluida la
mente. El capitalismo, como “motor de desarrollo de la civilización” nos deja como legado cultural que el conocimiento y la educación sólo son útiles si son “productivos”, en términos exclusivamente mercantilistas. Las Univesidades ya no serán espacios universales abiertos al enriquecimiento de la mente y el espíritu. Tras Bolonia, está la destrucción de la educación en su sentido más humanista, transformando las Facultades en una red de centros exclusivos, destinados a una élite de "nuevas generaciones" de neocons. Eso para unos pocos escogidos... Para “los demás” tenemos cultura popular, tenemos televisión...!!!


Todo se vende porque todo se compra. El ciudadano es el burro que tira del carro al que está sujetado, y si no tira con la zanahoria que le ofrecen, tirará entonces con el palo. La rueda perfecta, edulcorada con el opio de una nueva santa trinidad (Fútbol, MTV, y Prensa Rosa). Los ídolos de nuestros hijos son “productos de consumo", frívolos cuerpos engalanados con joyas, coches deportivos y mansiones, lavando cerebros a ritmo de reggaetón, o abriendo en canal sus vidas íntimas en televisión para que sean consumidas. La inteligencia se diluye por las cloacas de Tele 5.

El gobierno en funciones del PSOE se dispone a aprobar el reglamento que desarrolla la Ley Sinde. Un gobierno en funciones aprobando disposiciones relativas a derechos fundamentales. La Ley Sinde no sólo supone la implantación de una censura previa y extrajudicial. La Ley Sinde supone la perpetuación del secuestro del patrimonio cultural humano perpetrado por productoras y editoriales, quienes deciden qué cultura tiene valor y se vende y cual queda olvidada en sus cajones de “productos” descatalogados.

Mientras tanto, el nuevo gobierno en ciernes, nos adelanta su “revolución cultural” vía Pío Escudero: "la protección, fomento y difusión de la fiesta nacional tendrá un tratamiento especial en los medios”.

Pues eso... ¡Que viva España y olé!



0 comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas: